Duda en la decisión

Duda en la decisión

Authors

Duda en la decisión

Duda en la decisión ¡Esta maldita duda no hace qué! En casi cada una de nuestras decisiones, desde dejar los malos hábitos hasta perder peso y tratar de alcanzar nuestros sueños, hay un obstáculo en nuestro camino, y esa es la “duda”. Todos en la tierra, desde el CEO de una gran empresa internacional hasta las amas de casa y los trabajadores de la construcción, tienen dudas en sus vidas. Pero la esperanza es que, a menos que lo permitamos, estas dudas no nos desvíen.

Duda, duda

En este sentido, hemos presentado 5 formas en las que la duda te provoca malestar y estrés y soluciones para afrontarla.

La duda provoca que

1. La duda provoca que no pongas todo el esfuerzo y los recursos a tu disposición

Cuando tenemos dudas sobre el éxito de nuestro trabajo, damos un paso atrás. En este caso, no gastamos toda nuestra energía y esfuerzo para lograr algo que no estamos seguros de que tenga resultados. Debido a las dudas que tenemos en nuestro corazón, no nos adentramos por completo en el camino de Moffit porque nos preocupa que seremos decepcionados y decepcionados. Cuando quiere perder peso, comenzar un nuevo negocio Duda en la decisión dejar de fumar, está desperdiciando todos sus esfuerzos al hacer estas cosas a medias. Nunca lograremos el éxito total si hacemos las cosas a medias.

Para lograr nuestras metas mentales, debemos trabajar duro. Debemos invertir tiempo, sentidos, capital y otros recursos para lograr este objetivo. Hay que trabajar duro para lograr un objetivo que no es fácil. No es malo dudar, pero debes esforzarte con todas tus fuerzas por tu éxito y no decepcionarte en el camino. La clave del éxito es no subestimar y frustrar las dudas. El fracaso y el error no son más que experiencias constructivas para empezar de nuevo. Necesita aprender de sus fracasos y no repetir sus errores.

2. La duda hace que el cerebro busque constantemente excusas para fallar

Cuando guardamos nuestras dudas en nuestro corazón y las valoramos, el pobre cerebro siempre está buscando una razón para corregir estas dudas. Cada error que cometemos y cada problema que enfrentamos nos dice que estamos condenados al fracaso y que nuestros pequeños éxitos se basan en el azar. Aunque merecemos grandes esfuerzos, jugamos con pereza hasta que sabemos que seremos recompensados ​​por nuestros esfuerzos. En este punto, la duda nos hace pensar que no hay recompensa, y que no tenemos que trabajar muy duro por algo que no se sabe que al final tenga dinero o recompensa.

La cura para este dolor es darse crédito a sí mismo. Cree que cada éxito que tienes es el resultado de tus esfuerzos, no de la suerte. Anímate siempre a hacer lo correcto y no vayas a la siguiente meta sin ello. Deje que su cerebro crea en lo capaz e inteligente que es y en lo difícil que puede lograr sus objetivos.

3. La duda le impide intentar ganarse el apoyo de los demás.

Al aceptar nuestras dudas sobre nuestras habilidades, en realidad estamos enterrando nuestros deseos: tenemos miedo de que el fracaso nos avergüence. En este caso, ni siquiera pedimos ayuda y apoyo a los demás porque tenemos miedo de hacer Duda en la decisión perder el tiempo a otras personas. Sin estar en público y sin el apoyo de los demás, todo nuestro arduo trabajo recaerá sobre nuestros hombros. Como resultado, nos sentimos cansados ​​y débiles, y si necesitamos apoyo, no tenemos a nadie detrás de nosotros. Nadie nos ayuda a llevar esta pesada carga y, al final, nos damos por vencidos.

Duda, duda

Las personas exitosas controlan casi todos los momentos. Declaran su intención. Incluyen a sus amigos y entrenadores en la lista de patrocinadores. Son los mejores en lo que hacen y creen que todos los seres humanos necesitan el apoyo y la ayuda de los demás.

Ayudar y apoyar a los demás no es una debilidad, sino una de las claves del éxito. Necesita más que suerte para tener éxito en el negocio de afiliados. Si no confía en sus amigos y familiares, busque ayuda de extraños. Por ejemplo, para bajar de peso, consiga un entrenador o acuda a un nutricionista. Ve a clase, únete a los grupos adecuados y asegúrate de que la persona que te apoya conozca tus objetivos e intenciones.

4. La duda causa aislamiento y un sentimiento de inutilidad e indignidad.

Cuando ve a otras personas socializando entre sí, ya sea en público o en sus páginas de Facebook, puede pensar: “Todos tienen sus propios asuntos excepto yo”. Esta forma de pensar no es para nada normal y hace que te desmorones de los demás. Puede hacerte sentir más débil y menos valioso que los demás, y destruye tu espíritu y la confianza en ti mismo.

Casi todo el mundo se aísla a veces y le gusta estar separado de los demás. También sucede a veces que dudan de sí mismos y de sus habilidades. Hay pocos seres humanos en la tierra que acepten honestamente que los seres humanos son falibles y tienen defectos. Pero debemos aceptar que todos somos maravillosos a nuestra manera y por lo que somos. Créalo y persiga sus objetivos basándose en ello porque es tan valioso y único como los demás.

negativo y distracción

5. La duda causa estrés negativo y distracción

Cuando queremos algo, dudamos que lo consigamos. Esta duda nos frustra y la frustración genera Duda en la decisión ansiedad. Por ejemplo, planeamos comenzar nuestro propio negocio para ser un caballero por nuestra cuenta, pero la idea de no lograrlo nos causa frustración y ansiedad. O, por ejemplo, queremos bajar de peso para tener una mejor salud, pero tenemos miedo de que esto no suceda y pasaremos el resto de nuestra vida bajo el estrés de diversas enfermedades como el cáncer y las enfermedades cardíacas. El estrés negativo tiene un efecto muy negativo en nuestros esfuerzos por lograr la meta porque nuestras mentes están tan involucradas en asuntos negativos que no podemos enfocar nuestras mentes en una planificación adecuada y no logramos lo que queremos.

Pero en cambio, cuando nos enfocamos en nuestros esfuerzos y nos emocionamos, es una especie de estrés positivo. Todas las tensiones tienen un único efecto en el cuerpo humano, y todas ellas provocan la liberación de cortisol y adrenalina en la Duda en la decisión sangre y llevan al ser humano a hacer ciertas cosas. No puede ayudarse a sí mismo al pensar en temas negativos y miedos.

Pero cuando estás emocionado de hacer algo, tu mente te ayuda a concentrarte en lograr la meta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.